Archivo de la etiqueta: COACHING

ATRÉVETE

¡Todo es posible si lo intentas!
¿Cuántas veces has pensado en hacer algo y no has dado el paso? ¿Cuántas si te has atrevido?

Atreverte a cambiar y a progresar depende de que seas capaz de ver la meta que quieres alcanzar y de lo atractiva que sea.

Lo que necesitas para atreverte es tener claro hacia donde vas. Divide tu meta en pequeños objetivos y concreta lo que pretendes conseguir.

Para atreverte es necesario que visualices el atrevimiento y la meta hacia la que te conduce. Visualizar la meta es el modo de restar poder a tus miedos y aumentar el coraje.

Tu Zona de Confort es muy cómoda, ya la conoces, ya la dominas, solo atreviendote podrás salir de ella y comenzar nuevos aprendizajes que te conducirán hasta tu meta.

¡Tu eres la mejor motivación para el cambio!

Walt Disney decía: “Todos nuestros sueños pueden hacerse realidad si tenemos el coraje de perseguirlos”.

 


 

DECIDE

Decide como si fuera la primera vez…
¿Decides mirando al pasado o al futuro?
Imagina estas situaciones:
  1. La relación con tu pareja no es buena pero has decidido no romper por “todo lo vivido juntos”.
  2. Eres un emprendedor que lleva meses montando una empresa y te has dado cuenta de que la idea de negocio no era tan buena como creías, incluso ahora eres consciente de que es una idea mala, pero decides continuar porque ya has invertido mucho esfuerzo y dinero.
  3. Cursas tercero de una carrera universitaria que no te gusta y en la que posiblemente no acabarás trabajando, pero decides continuar para conseguir el título.
¿Estás tomando las decisiones más adecuadas?
¿Recuerdas ese anuncio de Coca Cola en el que se pedía un aplauso para la chica que colgó quinto de Derecho para dedicarse a lo que realmente le gustaba? ¡Veterinaria! (este es el video).

Hay un experimento sobre psicología relativo a las decisiones que nos muestra el efecto que se ha denominado sunk cost: tomar decisiones basadas en las inversiones o esfuerzos ya realizados y no en las condiciones presentes. Los responsables de una primera decisión con resultados “negativos” se ven inducidos a persistir en su conducta para autojusticarla ante sí mismos o ante los demás.
¿Qué podemos hacer para evitar decidir influidos por las elecciones precedentes? “Decide HOY como si fuera la primera vez que tuvieras que decidir sobre esse objetivo o proyecto: ¿lo emprenderías o lo rechazarías?”
En el ámbito de la empresa y de los emprendedores, si queremos reducir la influencia del sunk cost debemos evitar concentrar la responsabilidad en una sola persona y no permitir que los responsables de decisiones anteriores sean los mismos que los de decisiones posteriores.
Tomamos gran número de decisiones en base al tiempo y al esfuerzo ivertidos, pero lo que realmente debemos tener en cuenta son las condiciones actuales. Tal vez a partir de ahora podrás tomar nuevas decisiones sobre viejos temas como si fuera la primera vez que lo haces.

 

SUEÑA

Sueña, descubre que es posible construir tu propia vida a partir de la toma de conciencia de tu punto de partida, date permiso para soñar, para ponerte en marcha y para alcanzar aquello que deseas en tu realidad.
Sólo si te atreves a soñar, si te atreves a hacer cosas diferentes, podrás obtener resultados diferentes, conseguir lo que aún no tienes, alcanzar lo que deseas.
Si tienes un sueño, ¡despierta! Abre los ojos por fin y decídete a vivir tus sueños, lucha por materializarlos, sal ahí fuera y cómete el mundo.

JUEGA

¡Juega!: La derrota y el triunfo son las cartas del juego en el juego de la vida, por ello, dado que no puedes controlar el azar, lo que sí puedes hacer es jugar tu mejor partida con las cartas que te han tocado en este momento.
La metáfora del juego también es útil para recuperar la parte lúdica de la propia vida. Es decir, para ser feliz es fundamental que disfrutes con aquello que haces y que no te tomes las cosas tan en serio. El final de la vida siempre es el mismo, por tanto, disfruta del camino como una oportunidad que te permite aprender y disfrutar de la parte trascendental y cotidiana de la existencia.

 

AVANZA

¡Avanza! El Coaching facilita el desarrollo de las personas para avanzar hacia sus objetivos y experimentar cambios en profundidad. En este proceso, un  coach te ayuda a esclarecer tus metas, ya sean personales, laborales, de relaciones afectivas, etc., y a ponerte en camino para alcanzarlas.
Desarrolla los planes de acción que te permitan avanzar, desbloquear y liberar obstáculos.
Realiza tus sus sueños y alcanza la mejor versión de ti mismo.

DESTACA

¡Destaca! Marca la diferencia. Descubre quién eres realmente para mostrarte al mundo, y comienza a destacar gracias a todas esas habilidades que hasta ahora mantienes ocultas, será entonces cuando comenzarás a vivir la vida que quieres.

 

GESTIONA TUS EMOCIONES

Gestiona tus emociones. Tus emociones son parte de ti, todas tienen una razón de ser y no son en sí mismas positivas ni negativas. Aprende a gestionarlas, a darles su espacio sin que el estado emocional controle tu vida. Adquiere las herramientas para identificar y gestionar tus emociones.
Tus emociones serán compañeras inseparables en tu vida, por tanto: Asume tus emociones, date el permiso para experimentarlas, enfócalas a tus objetivos y ponlas a tu servicio

 

 

LEVANTA

¡Levanta!: La caída está permitida, levantarse es obligatorio.
Todas las personas en determinados momentos de la vida tenemos traspiés y problemas, tener obstáculos en la vida es normal, lógico y necesario para evolucionar.
Las caídas están para aprender ellas: Nadie nace sabiendo y la mejor forma de adquirir experiencia, sabiduría y crecimiento es a través de los obstáculos que hay en el camino. La clave es no encariñarse con la piedra que te hace caer, sino darte cuenta de que está allí, para qué cuando te levantes y retomes el camino no vuelvas a tropezarte con ella. ¿Recuerdas cuando eras muy pequeño e iniciaste el proceso de aprender a caminar? Seguramente te habrás caído muchas veces, como todos, pero te levantabas e insistías, hasta que lo has conseguido.
Equivocarse o caerse no es un fracaso, y debes romper con ésta creencia que mucho daño nos hace. Tienes una MISIÓN que cumplir, después de cada caída, es tarea tuya descubrir tu misión, levantarte y ponerte en marcha para llevarla a cabo.
Has venido al mundo a ser feliz y el mundo necesita tu aportación, por eso después de cada caída: ¡Levanta!

 

BRILLA

¡Brilla! “Es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que más nos asusta”.
En numerosas ocasiones no somos capaces de ver nuestra luz y nuestra fuerza interior, el miedo y nuestra programación inconsciente nos frenan y nos impiden brillar, a menudo para poder descubrir nuestra luz es necesario un largo proceso interior.
¿Sientes que tienes mucho que dar?, ¿que dentro de tí hay muchos talentos y dones naturales que no estás desarrollando? Empequeñecerse… ¡no ayuda al mundo! Todo lo contrario. Todos tenemos la misma naturaleza y todos venimos a brillar…y cuando lo haces siempre puedes estar alumbrando a alguien; y de eso se trata. Una presencia de luz es capaz de iluminar mucha oscuridad.
 Cuando te permites brillar, das permiso a los demás para que también lo hagan.

 

ROMPE TUS ATADURAS

¡Rompe tus ataduras y conviértete en una persona capaz!
¿Son tus límites reales o mentales? ¿qué parte de tus ataduras nace en la educación que te dieron las personas que estuvieron a tu cargo? Cuando adoptas las creencias de quienes te criaron estás permitiendo a otros que decidan qué puedes hacer y qué no puedes hacer, es decir, estás renunciando a tu poder de decidir.
Cuantos más límites mentales tengas, peor será la imagen que tienes de ti mism@,  al liberar tu mente de los límites, la liberas también de sus ataduras, por lo tanto te vuelves una persona “capaz”.
Rompe tus ataduras y elimina tus límites mentales cuestionándolos y retándolos.
¿Cuáles son esos pensamientos que me limitan?, ¿eso que he pensado y creído durante todo este tiempo, es cierto?, ¿qué pruebas reales y contundentes tengo de que eso es verdad?, si necesitara superarme a mí mism@: ¿qué tendría que ser diferente en mí?, eso que debe ser diferente:  ¿es algo que tengo que hacer o más bien se trata de algo que debo dejar de hacer?, ¿lo he hecho antes?, ¿cuándo lo hice?, ¿cómo lo hice?, ¿qué me impulsó a hacerlo?, ¿cómo me sentí cuando lo hice?, si no lo he hecho antes:  ¿a qué se debe que no lo haya podido hacer?, ¿qué necesito para que esta sea la primera vez que lo haga?, ¿qué va a pasar si no lo hago?, ¿qué pasaría si sí lo hiciera?, ¿cómo me voy a sentir cuando lo haga?